DESTRONANDO AL DESAPEGO:LA NUEVA AUTOEXIGENCIA ESPIRITUAL QUE ESTÁ DE MODA: ¿Y SI EL CAMINO A ESA LIBERACIÓN QUE BUSCAS FUERA ABRAZAR CON AMOR ESO QUE LLAMAS «APEGO»?



Existen multitud de post e incluso cursos en internet que hablan o se titulan » ¿cómo lograr el desapego?»El desapego se ha convertido en una autoimposición y una obsesión para muchos y en una estrategia evitativa de defensa del enamoramiento para otros. Se ha llegado a decir incluso que el apego es lo opuesto al amor . Se dice porque el apego viene en parte del miedo a perder el objeto o la persona que amamos , deseamos o sentimos necesitar y depender, se ha dicho porque eso genera una sensación de esclavitud y de intentos de posesión sobre el otro mientras que el amor te lleva a amar la libertad del otro y la tuya. Pero ,¿puede coexistir el amor y el apego, o tiene que eliminarse este último por completo para que haya verdadero amor? ¿ y si pudiera coexisitir la sensación de esclavitud interior, ¿y si el mayor desapego no es rechazar el llamado apego sino abrazarlo? De esa manera eso que está apegado puede ser abrazado desde la inmensidad de nuestro ser que acoge todo. A eso que está apegado podemos llamarlo «yo», «cuerpo emocional»…

El desapego que ocurre realmente es un proceso en el que la necesidad de seguridad que tenemos de conservar aquellos factores y personas que nos hacen sentir agusto se ve abrazada por un sentir profundo de que en todo momento estamos a salvo en el Amor de ese Ahora Pleno y que podemos dejarnos estar ahí, pero ese miedo a perder lo que amamos no desaparece, lo que ocurre es que se acolcha el impacto emocional que produce. El desapego ocurre realmente hacia nosotros mismos, mas precisamente hacia nuestra persona, hacia lo que creemos ser, no es que deje de importarnos lo que nos pasa sino que la confianza plena e incondicional nos sostiene ante el vaivén de los acontecimientos.

El desapego no es una decisión de cerrar el corazón, no es un rechazo a crear lazos afectivos ni es parapetarnos en una indiferencia y frialdad impostadas. Podríamos cambiar la palabra desapego por desidentificación, esa experiencia a la que vamos accediendo en la que experimentamos la vida como protagonistas y observadores a la vez, con la mayor de las cercanías y la distancia del espacio pleno en el que todo ocurre a la vez, siendo tocados y movidos por lo que ocurre pero sin atascarnos en ello, con la responsabilidad de los que dejan todo en manos del Amor. El desapego no es una meta, ni es un medio, es un efecto que produce abrazar el apego. El desapego no es la desaparición del apego, sino el abrazo profundo del apego, entonces tu relación con eso que se apega en ti se transforma y entras en armonía con ello. Es momento de soltar el «desapegómetro» y el » apegómetro» también, dejar de usarlos como una escala para medir tu graduación espiritual y dejar de perpetuar esa asociación inconsciente de que cuanto mas sea capaz de desapegarme mas «éxito espiritual» tengo más digno de amarme soy… porque entonces confundes causa con efecto. Permítete ser totalmente amado en este momento más allá de si echas de menos a quien amas o no, de si sientes celos, de si te sientes desamparado, de si tienes miedo a perder todo tu dinero o si tienes miedo de que alguien muera o de que acabe una etapa… y entonces todo se fluidificará cuando permitas que pase por ello la corriente líquida del amor.

Solo dejar que el amor abrace el miedo es la única manera de experimentar la expansión en medio de la constricción, de experimentar la paz en medio del miedo, el amor a la libertad del otro en medio del odio por ella. Asi experimentas la libertad de no «tener que» demostrar o lograr nada ni un estado interno e impoluto de inafección para directamente poder dejarte en paz y sentir amor y gozo en mitad del dolor y ver la hermosura de entregarse con devoción a la vida…

Permitete enamorarte porque en el amor, cuando dejas entrar en tu corazón a alguien y que esa persona sea importante para ti el miedo de perder surge y ahí es cuando más sentimos que no tenemos el control de nada y en esa consciencia es cuando más libres nos sentimos al soltar las riendas y fluir en la libertad del majestuoso y hermoso torrente del amor que se manifiesta creativamente en la vida y replandeciendo sorpresivamente.Y a la vez en esa ausencia de control también sentimos lo importante que es ser sumamente cariñosos y cuidadosos con todo y cuando mas cerca nos sentimos de los demás como compañeros de viaje que pueden comprenderse y apoyarse mutuamente.


Permitete exigir que la vida sea de otra manera, permite que ronronee eso que te exige a ti lo que debieras haber hecho y abrazalo como si fuera una criatura confundida que no sabe, el eco de un viejo desamor por la vida, un remanente de una culpa que nunca tuvo sentido, un miedo infundado y sin razón y descúbrete ahí nuevo, enamorado de abrazar, de esa satisfactoria y plena misión existencial que es abrazarte incondicionalmente en todo momento y lugar. Este post no es una invitación a castigar tus deseos de desapegarte, sino a permitirlos sabiendo que son expresiones legítimas pero que si dejas que guíen tu vida como caudillos militares espirituales pueden llevarte a autocastigarte. Es como soltar la necesidad de econtrarse, dejando de tratar de no sentirte perdido es como te encuentras, abrazando la necesidad de saber por donde vas es como surge la confianza que te hace sentir que aunque no sepas donde estás el amor está contigo en ti.

No es A o B, no es amor o apego, no es la mente dicotómica la que sabe, es en la mente no-dicotómica que no se polariza, la mente que sabe que no sabe, en la que el misterio te inunda y te enamoras, en la que descubres la delicia de la compasión y la autocompasión, en la que ves con ternura todo apego, a ti apegándote y tu entrañable deseo romántico, y a la vez tus risueños intentos de que no te afecte, y a la vez esa humana y hermosa necesidad y tambien esa humana y hermosa falsa necesidad, es tan abrazable todo, tan inocente y digno… hasta la indignidad es digna de ser amada, todo en este universo lo es y no sabemos a veces como abrazarlo, pero es precisamente en esa rendición de nuestra sensación de no poder hacerlo que el milagro natural ocurre, porque no hay nada menos especial y la vez tan único y especial a cada momento que el milagro del amor inundándonos a cada momento.

Dejate amar desde adentro incluso en tus intentos de posesión de los otros y de todo, abrazate incluso cuando te percibas mas ruín, incluso cuando sufras por ver feliz al otro y te de envidia, no hay otra respuesta que dejar que el amor responda adentro de nosotros ante nuestra perplejidad. Es infinitamente liberador entregar toda obligación de desapegarse y decir honestamente «no sé lo que es eso del desapego ni eso del apego», no sé que hacer con todo ello, solo sé que dejarme amar es la respuesta porque solo recibiendo amor el amor me hará libre, solo amando me libero y solo dejándome amar plenamente permeabiliazándome en todas direcciones como una esponja que se abre en millones de orificios hasta que no hay separación entre ellos es como puedo amar plenamente y fundirme en la inmensidad del Amor donde apego y desapego pueden coexistir como un viaje incognoscible e inexplicable que se suaviza en una danza donde en todo momento mi corazón es el hogar para todo ello, la música se expresa y la vida se respira.

Sergio Sanz Navarro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s