CREENCIAS FALSAS EN LA PRÁCTICA DEL KAMBÓ QUE SON NOCIVAS Y PELIGROSAS

«Cuanto más vomitas más sanas, «hay que darle agua a la persona hasta que salga el vómito transpartente,» hay que poner cada vez más puntos», » el kambó cura la adicciones» y mucho más mitos y creencias falsas son las que voy a exponer en este artículo:

La secreción de la rana phyllomedusa bicolor del Amazonas se ha convertido en una herramienta de «autocuración» y prevención para muchas personas por el gran número de afecciones que previene, alivia, palia, minimiza o incluso cura , como es el caso de incluso algunos tipos de cáncer, infecciones, fibromialgia… Esta medicina se extrae de la espalda de la ranita, no está claro si es un veneno en sí o si es una sustancia que segrega cual crema de protección solar para protegerse la rana, pero una dosis inadecuada si genera envenenamiento, en este caso la dosis es la que determina que funcione como una medicina maravillosa o como un veneno mortal. Una vez extraida se pone en una tableta de madera donde se deja secar y que es la que luego transportan los facilitadores en su kit de herramientas, cuando se usa la tableta de humedece y se extrae de ella una cantidad mínima. Previamente se realizan unas pequeñas quemaduras con un palito pequeño llamado «titica» que se aplica en la piel del brazo o la pierna. La quemadura debe ser superficial y a nivel epidérmico, en la primera capa de la epidermis (los tatuajes se hacen en la dermis para que tengais una referencia), por lo tanto no es necesario presionar con fuerza ni hacer sangre (en ese caso no se debe poner) y tampoco se debe usar como quemador un palo de incienso dada la toxicidad del mismo.
Por cuestiones de higiena se debe cortar el trozo del palito que se haya usado para quemar a una persona antes de quemar a otra y conviene no aplicar los puntos directamente desde la tabla original sino poner los que se vayan a usar en una tableta pequeña (venden paquetes con decenas de ellas) y utilizar un instrumento para recogerlos y aplicarlos diferente para cada persona. Debe haber un facilitador por cada persona que tome y esperar a que hayan pasado al menos 15 o 20 minutos y se haya recuperado para comenzar con otra persona. Respecto a la tabla conviene humedecer solo la parte de la tableta que se vaya a usar para no humedecer toda .

La recomendación es poner entre uno y cinco puntos, existen facilitadores noveles o incluso «con experiencia» que ponen a la persona tres puntos más en cada sesión algo que no es necesario. Tambien dicen que si la persona se desmaya es porque está experimentado un «desbloqueo» cuando muchas veces tiene que ver con cuestiones de tensión o electrolitos. En todo caso estos desmayos pueden ocurrir como parte del proceso, conviene echarle agua fria en la nuca inmediatamente a la persona y en los pliegues posteriores al codo. La cantidad de agua que se debe tomar antes varía de dos a tres vasos de agua hasta máximo un litro y medio. No es necesario forzarse y tampoco beber agua continuamente durante el proceso. Si se bebe agua en exceso, más de dos litros , puede haber un desequilibrio electrolítico o un fallo renal lo que puede causar la muerte.

Algunos facilitadores dicen que depende del color del vomito es porque te ocurre algo emocional o físico y adivinan cual sortilegio antiguo de secos huesos sobre la mesa » lo que te pasa», dicen si vomitas rojo es «porque tienes rabia acumulada», tambien dicen que la limpieza no está acabada hasta que el vómito no sale transparente. Lo que el cuerpo expulsa son toxinas, incluso afecciones y muchas veces los colores del vómito tienen que ver con ello pero no siempre es así, otras veces simplemente es la bilis acumulada o estándar que se aloja en el pancreas y en otras glándulas. La parte más vistosa del kambó son los vómitos pero ello solo corresponde a un pequeño tanto por ciento del proceso bioquímico que realiza pues la disolucíon o lisis tambien ocurre a nivel celular y se expulsa por el cuerpo de otras maneras como por ejemplo la orina. Existe una parte que tiene que ver con los péptidos ( se llevan detectados más de una decena) que realizan funciones el organismo como llaves bioquímicas que catalizan procesos de autolisis de algunas células tumorales, reforzamiento del sistema inmune, analgesia… de hecho el kambó contiene opioides y a ello corresponde muchas veces esa sensación de paz corporal e incluso anímica. Algunas personas se vuelven adictas a esa sensación y consumen kambó varias veces al mes justificando que están realizando algún «proceso de sanación o trabajo». Se vuelven incluso adictos a la sensacion que genera el vómito y entran en una especie de «bulimia espiritual» que viene de la idea «aún no estoy lo suficientemente limpio o sano» y esta de la idea «aún no soy digno del amor totalmente» (desarrollaré el concepto de «bulimia espiritual» en otro artículo pues es muy profundo y ocurre más allá del kambo).

También se dice que el kambó cura las adicciones. Puede ayudar en el proceso de comprensión y de limpieza pero no cura las adicciones. Las adicciones dejan de tener poder sobre la vida de una persona a raíz de una decisión interna profunda. La ayahuasca, el bufo alvarius y otros enteógenos pueden ayudarnos en ese proceso de comprensión y en el encuentro con nuestra esencia divina pero son solo herramientas. De hecho por ejemplo puedes comprender las raíces del alcoholismo e incluso sanarlas y lo que te llevó a ello pero si tomas una copa corres el riesgo de no parar, el síntoma que se desarrolló no siempre remite aunque desaparezca lo que lo causó, hablaré en otro artículo sobre ello desde mi experiencia sobre ello claro.

El kambó tampoco quita el sindrome de abstinencia físico pero puede ayudar cuando este es caudado por opioides. Otras medicinas como el iboga si restauran a nivel celular la tolerancia. Por eso si tomas heroina despues de haber hecho un proceso con ibogaina puedes tener una sobredosis si tomas la cantidad ultima de dosis a la que te habituaste.

Una organización muy famosa que trabaja con kambó , forma facilitadores y da cerificados dice que no puedes tomar kambó y bufo el mismo dia y que tiene que haber una separación de dos meses entre ambos. Esto es falso pues durante años he visto personas que lo tomaban el mismo dia con procesos maravillosos, no de manera simultánea pero si con unas horas de diferencia. Incluso el kambó puede favorecer un estado de relajación para dejarase llevar más facilmente con el bufo alvarius después. Tampoco se debe mezclar ayuhuasca y kambó simultaneamente pero si se puede tomar con unas ocho o diez horas de diferencia.

Por otra parte también se dice que para ser vacunado por el kambó es necesario hacerlo tres veces dentro de un mes. Esta afirmación no se puede decir si es falsa o no, puede ser conveniente, es una recomendación que proviene de algunas tradiciones y aunque tradicicón y verdad no son sinónimos en este caso si tiene cierto sentido en cuanto a un reforzamiento, pero si es verdad que algunos facilitadores lo usan como una excusa comercial para vender más sesiones de kambó o más sesiones de «medicinas opcionales».

Las mujeres embarazadas no deben tomar kambó y si son lactantes tengo mis dudas, en este ultimo caso deben esperar a dar leche a sus bebes hasta que el kambó desaparezca del organismo. Respecto al mito de que «el kambó potencia el sistema inmune y por lo tanto no debe usarse en enfermedades autoinmunes» paradójicamente no es así en algunos casos y enfermedades y se debe consultar médicos experimentados en el uso del kambó y diferentes patologías. En caso de alguna duda concreta puedo enviároslos o poneros en contacto con asesores médicos profesionales.

El kambó también nos permite realizar procesos de liberación emocional, la soltura que produce permite que momentáneamente dejemos de estrujarnos internamente y se liberan emociones y llantos por lo que pueden ocurrir comprensiones importantes acerca de la relación que tenemos con nosotros mismos.
Pero el kambó no cura la depresión como dicen algunas personas. Aunque permite una momentánea «de – presión» o despresión de nosotros mismos que genere un descanso que nos da una visión experiencial de esa paz.

El kambó no es un enteógeno aunque algunas personas relatan experiencias enteogénicas de conexión con el que pueden ocurrir. También se habla de que el kambó libera la «panema» que se define como «energías densas acumuladas» algo que también ha generado una obsesión en algunas personas que acuden al kambó cada vez que se sienten «densos» .

Esta medicina tiene el proposito de servirnos de ayuda pero como veis tambien se usa como herramienta de automaltrato y de maltrato en las manos de la exigencia y la superstición.

Si sabes de alguna creencia falsa más que hayas detectado puedes escribirla en comentarios . También si alguien necesita asesoramiento mio o de un médico especialista en el tema del kambó puede escribirme a mi teléfono : +34 661023916

Sergio Sanz Navarro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s