Sueño con ellas, sueño con ella, y a veces en la realidad me baila y sus ojos se prenden en llamas y de goce se contonea… pero de repente el momento yermo llega, la alegría se queda muda y me siento estatua sin gloria, actor secundario sin guión y flor sin perfume.

Como quisiera yo que tú me llamaras y que está frustración de fuego negro no me quemara el pecho, como quisiera yo que tus ojos no vieran payo ni gitano y que le hablaras de mi a tus amigas. Me gusta cuando te canto y bailas y a veces me odio cuando callas porque desaparezco, como me gustaría vivir embriagado de poesía y que torrentes de sangre dulce corrieran por mis venas, desterrar por completo la nostalgia del alcohol y vivir alabando la gloria de vivir.

A veces siento que el eco del futuro me llama, no sé si es el deseo que me azuza desde adentro o mi alma que retumba pidiéndote a los cielos. A veces siento tu mirada acariciándome el corazón… tantas veces dudé si era verdad o mentira, si era brillo efímero o un juego, pero siempre caí porque ya me daba igual si era verdad o mentira si por tan solo un segundo podía sentirnos juntos.

Cuántas veces tambaleándome llegué irrumpiendo a golpes contra mi piso vacío que chillaba dolor… cuántas veces enloquecí de necesidad de cariño, cuántas veces me sentí el rey y después todo se arruinó como cuando se pinchan los globos de una fiesta de cumpleaños y de repente te sientes un foráneo en la fría tierra de la indiferencia que se siente cual atmósfera mustia de tácito rechazo, de arrepentimiento, una pendiente de roca gris.

Pero aquí estoy de pie sobrio, henchido de oración y fuerza.

Y sé, sé, sé, que llegarás, como llega la primavera con sus vientos de jazmín y azahar. Como llegan las canciones sin permiso, como cuando me saludan y sorprenden tus andares cuando doblas la esquina y la calle se vuelve un tablao y el aire sabe a bulería y tango.

Porque te sueño existes, porque sueño yo no estoy loco, porque estoy loco sueño, porque sueño desvarío y porque desvarío varía mi vida y porque es vida, vida de verdad, la muerte no la vencerá porque la muerte es la resignación del triste y la tristeza se esfuma cuando te alzas en vuelo en pos de tus sueños…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s