EL CONFINAMIENTO INTERNO: EL MIEDO A AMAR Y SER AMADO

El confinamiento externo representa el confinamiento interno. Nos hemos cerrado por desconfianza y por miedo en una experiencia de ténebre ensimismamiento interno en la idea que hemos creado de nosotros mismos, de los otros y de la vida. La hemos fabricado con conclusiones que hemos ido sacando a lo largo de nuestra experiencia basada en interpretaciones.

Ahora ya no podemos vivir más así afuera de todo, lejos los unos de los otros encerrados en un frío cuarto oscuro donde nos secamos.

Somos un sol de amor que brilla para todas partes y hemos tratado de torcernos girando esos rayos solo hacia las personas con las que nos sentimos aparentemente seguros.

Pero algo muy profundo e incontenible pulsa desde adentro, la llama del amor vivo que somos deseando manifestarse.

En realidad no hay que hacer nada más allá de desconfiar de la desconfianza misma y del maltrato al que hemos estado obedeciendo, nuestra naturaleza es el florecimiento y la dicha.

Ir más allá del sexo también en él y con él, ir más allá de la superficie y de los límites que nos hemos autoimpuesto… no es necesario traspasarlos todos pues en ellos también hay dignidad a veces pero jamás subestimar la grandeza de aquello que habita en nuestro interior que anhela fundirse con lo externo.

Gracias a todos por leerme y escucharme, estamos todos juntos en este precioso viaje llamado Vida.

Es momento de celebrarnos y disfrutarnos en el océano oxigenante de la existencia plena.

Sergio Sanz Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s