UN MUNDO DE AMOR

Yo soy la Causa, Sergio es el efecto. Cuando crees que eres la causa ( con c minúscula)de tu vida desde tu persona surge culpa porque crees que eres alguien separado del todo. Cuando te das cuenta de que el poder personal es una ilusión que has creado para separarte del todo y atraviesas la impotencia con autocompasión accedes al verdadero poder que no se opone a nada, al Amor Incondicional, y entonces asumes responsablemente tu sueño inconsciente de haber apostado por el conflicto y responsablemente te abres a que se deshaga para que fluya la Verdad del Amor.

Si alguien te grita o ataca, ¿que quieres ver en él? Si eliges mirarlo desde el Amor y la inocencia y ver el amor y la ternura en él más alla de las brumas de la culpa entonces le ofreces el reflejo de lo que se olvidó que era en el espejo de tu mirada y así le brindas la posibilidad de que se libere. Te ataca porque tiene miedo y pasa a la defensa preventiva y tiene miedo a ser castigado o dañado porque cree que es culpable , erróneo. ¿Que otra cosa puedes ofrecerle sino compasión y un abrazo incondicional a tus sensaciones y a todo lo que parece acontecer? ;Si le atacas te atacas porque al atacar experimentas ataque, no te mereces atacar ni rechazar a nadie , puedes soltar el peso de tu fe en la lucha y el conflicto que es lo que se ofrece que veas y entregues,
en vez de tratar de seguir tu haciendo algo con ello, el conflicto se empieza a disolver cuando dejas de tratar de hacer algo con él ya sea creerlo y defenderlo o ya sea luchar contra el mismo sueño de conflicto, déjate en manos de la Paz que es el verdadero poder que yace en ti.
Eres digno de recibir el amor que eres desde adentro de ti y así lo compartes y extiendes.

Al permitir lo que ocurre sin interpretarlo ni sacar conclusiones el Amor crea a través de ti y te conviertes en la Causa Creadora. Permitir no significa decir no cuando quieres decir no ya que puedes permitirle eso a tu personaje también si es lo más amable para ti en ese momento, permitir no significa sumisión , ni la lucha reprimida de la resignación, es más bien una gozosa rendición, un abandono de la lucha, no es el permiso concesivo del ego,sino un permiso íntimo y profundo con la Vida. Renunciar al falso poder de tratar de controlar y manipular las cosas es dejar de ser esclavos pues tratando de controlar somos controlados por aquello que nos ordena controlar las cosas, esto proviene de la creencia en el caos. El tirano interno quiere “poner orden” en el caos y así nos convertimos en un efecto dependiente de que lo “externo” cambie cuando somos la causa de lo que experimentamos y esto proviene de si queremos mirar a través de los ojos de la culpa o del amor, de la impureza o la pureza. Entonces todo se transforma, no te enfoques en tu comportamiento pues no es causa sino efecto. El comportamiento cambia de manera natural cuando tu enfoque se centra hacia dentro en elegir una de las únicas dos elecciones posibles: me ataco o no me ataco, elijo conflicto o paz. Así las situaciones no se convierten en algo que cambiar sino en aquello que me muestra todo aquello adentro de mi que yo he creado como un obstáculo para amar y al verlo y entregarlo se deshace abriéndose así un espacio dentro de mi y experimentando más amor. Entonces encuentras tu motivación real , la que te hace levantarte feliz por las mañanas y todas las demás se recolocan y subordinan a esa. Entonces empiezas a irradiar todo el amor y paz que se destapa en ti y todo lo externo y tus relaciones se transforman y vives el Paraíso.

Sergio Sanz Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s